Un tesoro

image79

Lectura devocional: 2º carta a los Corintios 6.16-7.1

  • ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.
  • Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré,
  • Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.
  • Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

  Mi relación con DIOS se deteriora si estoy contaminado espiritualmente.

  • Porque de la abundancia del corazón habla la boca. San Mateo 12.34b

  Lo que más abunde en mi corazón eso voy a hacer y hablar. Si hay poco o nada de DIOS, mi vida mostrará cosas vanas, inútiles, que no edifican o ayudan a los demás. Pero si hay mucho de DIOS se verá lo bueno.

  • El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. San Mateo 12.35

  Mi vida reflejará lo que hay en el tesoro de mi corazón, sea esto bueno o malo.

  En otro pasaje JESÚS vuelve a hablar del corazón y dice que lo que hay en el corazón es lo que contamina al hombre.

  • Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. San Marcos 7.20

  Cuando hay pecado en nuestra vida, la relación con el SEÑOR se interrumpe. Eso mancha mi relación con DIOS... la destruye.

  • Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,
  • los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.
  • Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre. San Marcos 7.21-23

  Esas cosas proceden del corazón, me enferman espiritualmente y me alejan del SEÑOR.


  Hebreos 12.14 dice...

  • Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

  Es decir, si no estoy limpio, si no soy santo, no lo veré.

  • No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero. Apocalipsis 21.27

  No entrará nada inmundo en la nueva ciudad. La única forma de mantenerse limpio es permanecer en el SEÑOR. Esto quiere decir: Aceptar Su PALABRA y vivirla.


  Si no dependo del SEÑOR mi corazón se cambia y el tesoro de mi corazón pasa a ser un mal tesoro, porque comienzo a decir: ‘yo puedo solo’, entonces no reconozco a DIOS como mi SEÑOR y me transformo en un necio.


  No depender del SEÑOR es necedad.


  ¿Cómo está tu tesoro?


   Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. San Mateo 5.8.


A La Meta con CRISTO


VOLVER A INICIO   VOLVER A NOTAS

Comunicate

Tu consulta y/o comentario se responderá a la brevedad

Este sitio está protegido por reCaPTCHA y aplican las Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.