ES

Traducir:

Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Tito 2.1

Salmo 130

image8

[Cántico gradual]

  1. De lo profundo, oh JEHOVÁ, a Tí clamo.
  2. SEÑOR, oye mi voz; estén atentos Tus oídos a la voz de mi súplica.
  3. JAH, si mirares a los pecados, ¿Quién, oh SEÑOR, podrá mantenerse?
  4. Pero en Tí hay perdón, para que seas reverenciado.
  5. Esperé yo a JEHOVÁ, esperó mi alma; en Su Palabra he esperado.
  6. Mi alma espera a JEHOVÁ más que los centinelas a la mañana, más que los vigilantes a la mañana.
  7. Espere Israel a JEHOVÁ, porque en JEHOVÁ hay misericordia, y abundante redención con ÉL; 
  8. Y ÉL redimirá a Israel de todos sus pecados.

   Lo que nos enseña este Salmo:

  • Acercarse a DIOS con total sinceridad no superficialmente. (Versos 1-2)
  • Aunque DIOS nos conoce a la perfección, ÉL no se enfoca en nuestros pecados. (Verso 3)
  • Reconocer que en DIOS hay perdón. (Verso 4)
  • Confianza en DIOS. (Verso 5)
  • Anhelo ferviente de estar con DIOS en cada momento. (Verso 6)
  • Ruego para que otros se acerquen a DIOS, reconociendo siempre que en ÉL hay salvación. (Versos 7-8)

   Y eso mismo debemos y necesitamos hacer cada uno de nosotros.

   Cuando vamos a DIOS con nuestros pecados y aceptamos Su Salvación, ÉL entonces los toma y los hecha muy lejos.


   Miqueas 7.19 lo expresa de la siguiente manera:


  • EL volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.

   Buscamos a DIOS reconociendo SU Señorío. Clamamos a ÉL y lo hacemos con un corazón entregado, confiado y sincero para que ÉL lo limpie, lo cambie y transforme así toda nuestra vida.

   

   Una vida cristiana sin CRISTO, no existe.


   Es necesario conocerlo y tener un anhelo ferviente por ÉL (Salmo 130.6) y ese anhelo debemos buscarlo cada día porque amamos a DIOS y queremos servirle cada momento, buscando SU ayuda constante.

   Esto nos dará valor para querer comunicar SU Evangelio a cualquier persona, para que también ellos encuentren salvación en CRISTO.

   El ser humano necesita escuchar lo que DIOS le quiere decir. Y nosotros somos los instrumentos que DIOS usa para que anunciemos de ÉL, y siempre tendremos oportunidades para hacerlo.


   Situaciones para hablar de la Palabra de DIOS hay muchas y hay que aprovecharlas para que el Evangelio siga avanzando.


   Tito 2.11-15 dice:


  • (11) Porque la Gracia de DIOS se ha manifestado para salvación a todos los hombres,
  • (12) enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente,
  • (13) aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro Gran DIOS y SALVADOR JESUCRISTO,
  • (14) quien se dio a Sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para Sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.
  • (15) Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie.

   De esa forma llegó el Evangelio hasta este día. Alguien lo recibió y lo comunicó. Estarías perdido/a si no fuera porque alguien se encargó de hablarte de JESÚS.

   La cadena sigue con nosotros hasta que EL (JESÚS) vuelva.


   Dice el Evangelio de Mateo en su capítulo 28, versos 18 al 20...


  • (18) Y JESÚS se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
  • (19) Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el Nombre del PADRE, y del HIJO, y del ESPÍRITU SANTO;
  • (20) enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

   Vayan, hagan discípulos y enséñenles que guarden (atesoren y hagan) lo encomendado.


La segunda carta a Timoteo 4.1-5 expresa lo siguiente...


  1. Te encarezco delante de DIOS y del SEÑOR JESUCRISTO, que juzgará a los vivos y a los muertos en Su Manifestación y en Su Reino,
  2. que prediques la Palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
  3. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la Sana Doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
  4. y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
  5. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.

   Predica cuando sea (en la iglesia y fuera de ella) que hay salvación.

   Aunque muchos se apartarán de la verdad hablando y escuchando fábulas y cuentos; vos... no hagas lo mismo.


                                            A La Meta con CRISTO


                                    VOLVER A INICIO   VOLVER A NOTAS

Comunicate

Tu consulta y/o comentario se responderá a la brevedad

Este sitio está protegido por reCaPTCHA y aplican las Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.