Salmo 100

image142

  Algo que debe verse en un creyente es el gozo del SEÑOR. El cual es uno de los frutos del ESPÍRITU SANTO, más precisamente el segundo.

  • Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 
  • mansedumbre, templanza. Gálatas 5.22-23

  Dice el Salmo 100...

  1. Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. 
  2. Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo. 
  3. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. 
  4. Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. 
  5. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, Y su verdad por todas las generaciones.

  El verso 1 dice que le cantemos a DIOS.

  1. ¿Por qué debo cantarle al SEÑOR? Debo cantarle por lo que ÉL hizo en mi vida, porque me salvó, porque me ama, ____________________________________ (puedes agregar un motivo). Teniendo esas razones y muchas más;
  2. ¿Cómo debo cantarle a ÉL? ¿Con qué ánimo? Podemos cantarle así nomás, sin ganas. Podemos cantar como si nos estarían obligando a hacerlo, o podemos cantarle bien, con ganas; esto es, porque necesito hacerlo y porque EL se lo merece. Y somos nosotros los que elegimos con qué ánimo hacerlo.

  DIOS no es un DIOS triste, para que le cantemos sin ganas u obligados. Si DIOS fuese triste los frutos del ESPÍRITU SANTO no serían los que menciona la carta a los Gálatas.


  El salmo 100 dice que le cante a DIOS con alegría. Esto quiere decir que mi alabanza al SEÑOR debe salir del corazón, porque es allí donde el SEÑOR comenzó a obrar en mi vida, y esa obra que ÉL comenzó, tiene que salir al exterior.


  Tenemos un DIOS alegre y debemos cantarle alegremente.


  El verso 2 del salmo 100 en su primera parte, nos dice que sirvamos a DIOS.

  • ¿Por qué debo hacerlo? Porque ahora ÉL es mi dueño.

  Romanos 6.16-18 enseña...


(16) ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? 

(17) Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados;

(18) y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

  • ¿Cómo debo servirle? Bueno... Puedo trabajar en su obra mientras me quejo por diversos motivos o puedo hacerlo alegremente, sabiendo que lo que estoy haciendo es para el SEÑOR y no para los hombres.

  Igual que el canto, el trabajo para DIOS debe ser con gozo y alegría de corazón. Mi servicio a DIOS debe brotar de mi corazón, no porque alguien me mande.


  Tenemos un DIOS alegre y debemos servirle alegremente.


  La segunda parte del verso 2 del salmo 100 dice que debo acercarme al SEÑOR con regocijo (alegría), pero qué pasa si estoy triste, o angustiado, o afligido.


  Santiago 5.13 enseña...


   "¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas".


  ÉL va a cambiar mi tristeza, por su alegría.


  El versículo 3 del salmo 100 nos exhorta a reconocer que DIOS es DIOS, que ÉL nos hizo, que pertenecemos a ÉL, que somos Sus ovejas y que ÉL es nuestro PASTOR que nos lleva al mejor lugar.

  Debo reconocer que ÉL es mucho mayor que yo y que estoy bajo Su gobierno.


  Debo reconocerlo como SEÑOR de mi vida y mientras no acepte ese señorío nunca lo voy a obedecer completamente.


  El verso 4 nos enseña que cuando me acerco a ÉL debo también ir con gratitud y alabanza. Debo darle gracias por lo que me pasa y por lo que no me pasa y debo alabarlo por ello.


   Cantando y alabando a DIOS en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al DIOS y PADRE, en el Nombre de nuestro SEÑOR JESUCRISTO. Efesios 5:19 final-20

  •   ¿Por qué debo hacer todo esto?

  El verso 5 del salmo 100 contesta esto y dice que debo hacer todas estas cosas, porque ÉL es bueno y porque su misericordia y verdad duran para siempre.

  • La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. 
  • Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Colosenses 3.16-17

  Proverbios 3.6 enseña...

  • Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.


A La Meta con CRISTO


VOLVER A INICIO   VOLVER A NOTAS

Comunicate

Tu consulta y/o comentario se responderá a la brevedad

Este sitio está protegido por reCaPTCHA y aplican las Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.