La familia de DIOS

image10

Lectura introductoria: Efesios 2.11-19

(11) Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne.

(12) En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

(13) Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

(14) Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,

(15) aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,

(16) y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades.

(17) Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;

(18) porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.

(19) Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.


  Cuando recibes a CRISTO como Salvador y SEÑOR en tu corazón, llegas a ser un hijo/a de DIOS y parte de Su Familia. Y esto es algo que nosotros hemos hecho y por eso decimos que somos hijos/as de DIOS y que DIOS es nuestro PADRE.


  El evangelio según San Mateo nos dice en el capítulo 7, versículos 9 y 10...

  • ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?
  • ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?

  Sabemos que ningún padre normal haría eso, sino todo lo contrario.

  JESÚS dijo esas palabras y agregó en el verso 11...

  • Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

  Esto lo hizo para mostrar:

  1. Que DIOS no es como nosotros.
  2. Cuánto se preocupa DIOS por nosotros.

  Indudablemente EL no es como nosotros, ÉL es mucho más amoroso y se preocupa por los suyos.

  Por eso, algo que un creyente NO debe hacer, es estar preocupado.

  • No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Mateo 6.31

No os afanéis = No se preocupen


  JESÚS menciona tres cosas por las que no debemos preocuparnos.


Preocupación = Es la ansiedad y aflicción que siente una persona sin esperanza.


  Tal vez digas, ¿Pero como no me voy a preocupar por la comida y la ropa?

JESÚS da respuesta a esto en el versículo 32 de Mateo 6.

  • Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

  Ahora bien, si un hijo de DIOS no sabe dónde conseguir su ropa y comida, pero sabe que DIOS conoce su necesidad ¿Qué debe hacer?

  Bueno... tenemos dos opciones:

  1. Confiar en la Providencia de DIOS, o;
  2. Estar muy preocupado.

  Para que DIOS obre en nuestra vida, debemos poner nuestra parte: Obediencia.

  • Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6.33

  Pon toda la atención en DIOS y en sus asuntos y recién ahí, DIOS va a obrar dándote lo que necesitas.


  Recuerda que ÉL conoce tus necesidades.


  DIOS prometió cumplir su parte y proveernos de todo lo que realmente necesitamos, pero por nuestra parte debemos poner toda la atención en ÉL, en Su Reino y en Su Justicia o en lo que DIOS exige, que es lo mismo.

  JESÚS dice que la gente se preocupa mucho por la comida y/o por la vestimenta. En el versículo 32 dice:

  • Todas estas cosas son las que preocupan a los paganos, pero ustedes tienen un Padre celestial que ya sabe que las necesitan (DIOS habla hoy versión popular).

____________________________________________________________________________________________________________________

  • Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré. Hebreos 13.5

  Aquí hay otra razón por la que NO debemos preocuparnos.

  ÉL prometió nunca dejarnos.

  Pero en la familia de DIOS no tenemos solamente un PADRE CELESTIAL sino también hermanos.

  Estos son nuestros hermanos porque han hecho lo que nosotros hicimos: recibir a CRISTO como SEÑOR y SALVADOR.

  • ¿Cómo debemos actuar entre hermanos?

   Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. Juan 15.12


  Debemos actuar con amor, con el mismo amor con que CRISTO nos amó. Este amor incluye el amor a todos, incluyendo a aquellas personas que no te caen bien.

  • En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; 1º Juan 3.16 a

  De la misma forma que lo hizo ÉL, debemos hacerlo nosotros, como dice la segunda parte...

  • también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 1º Juan 3.16 b

                                              A La Meta con CRISTO


                                     VOLVER A INICIO  VOLVER A NOTAS

Comunicate

Tu consulta y/o comentario se responderá a la brevedad