Ver para creer o cree y verás?

image75

  El mundo dice: “ver para creer” pero DIOS te dice: “cree y verás”

  JESÚS vino a este mundo en forma humana, tuvo una vida de obediencia al PADRE pero… aunque era muy querido también era muy despreciado y mayormente por los ‘sabios’ de la ley.

  En un momento determinado en la vida de JESÚS, todo comienza a cambiar. JESÚS monta en un asno y se dispone a entrar en Jerusalén.

  La Biblia dice en Lucas 19.37-38...


   Cuando llegaban ya cerca de la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, gozándose, comenzó a alabar a Dios a grandes voces por todas las maravillas que habían visto,

   diciendo: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo, y gloria en las alturas!


  Estaba todo bien pero cuando estaban cerca de la ciudad, las Escrituras declaran que JESÚS lloró (capítulo 19)


(41) Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella,

(42) diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.

(43) Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas partes te estrecharán,

(44) y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación.


  Un momento… ¿Qué pasó? Estaba todo bien… querían hacerlo rey.

  El plan del SEÑOR ya estaba escrito desde antes de la fundación del mundo. JESÚS no tenía que venir para ser coronado rey en esta tierra. EL debía venir para morir en una cruz, para que nosotros podamos tener salvación de nuestros pecados.


  1° Pedro 1 nos muestra ese plan de redención:


(18) sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata,

(19) sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,

(20) ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros.


  Y 1° Pedro 2 agrega:


(24) quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.


  Ese es el motivo de por qué JESÚS colgó de una cruz.


  JESÚS entró triunfalmente en Jerusalén pero se entristeció por ella.


  Cuando llegó la Pascua y luego de haber instituido una nueva ordenanza [la cena del SEÑOR (Lucas 22.7-20)], se fue con sus discípulos a orar al huerto de Getsemaní. En este lugar JESÚS oraba de rodillas y sudaba (no normalmente) sino con gotas tan pesadas que parecían gotas de sangre (podés leer el relato en Lucas 22.39-46). Cuando terminó de orar vino Judas, uno de los discípulos, con soldados para arrestarlo.


  ¿Cuál era el motivo para arrestarlo?...


  No había motivo, había que acusarlo de algo, callarlo; su presencia ya molestaba al ser humano. La presencia de JESÚS estorbaba el plan del hombre de querer seguir haciendo su propia voluntad. El corazón del ser humano no podía soportar más, así que tomaron testigos falsos y acusaron a JESÚS.

  Cuando Pilato quiso más tarde soltarlo, todos los que estaban allí gritaron: ‘¡crucifícale, crucifícale!’. Y entonces… lo crucificaron.


  Pedro dice en Hechos 3:


(13) El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad.

(14) Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida,

(15) y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.


  ¿Por qué soportó tanta humillación? ¿Acaso no podía EL bajarse de allí?

  EL podía bajarse de allí, podía eliminar el dolor y no sentir nada. El podía hacerlo, pues es DIOS… pero no lo hizo.

  Es que JESÚS nos amó… es algo incomprensible, es algo que no se puede explicar.


  Juan 3:16 enseña:


   Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.


  1° Corintios 13.4-8 dice:

  • El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;
  • no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;
  • no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
  • Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
  • El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.

  JESÚS murió por nuestros pecados, luego fue sepultado y para que esa obra fuese completa y que el plan de DIOS continúe por toda la eternidad, faltaba algo para que nosotros tengamos esperanza.

  JESÚS tenía que resucitar tal como EL mismo lo había dicho antes y esto gracias a DIOS aconteció tres días después.

  • ¿Para qué sirve todo esto?

  1. Para que creas y seas salvo;
  2. DIOS te amó de esa manera ¿no te conmueve al menos? ¿No te hace al menos pensar que CRISTO murió por vos porque te amó?, y;
  3. ¿Qué vas a hacer al respecto?

  JESÚS al resucitar de los muertos, te da esperanza de que EL es real, esperanza de que un día muy cercano, EL regresará para llevarte, para estar con EL eternamente.

  El mundo te dice: “ver para creer”. DIOS te dice: “cree y vas a ver lo que tengo para vos… cosas grandes… vas a ver mis pensamientos de paz”.


  Considera Ezequiel 18.32:


   Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis.


A La Meta con CRISTO


VOLVER A INICIO   VOLVER A NOTAS

Comunicate

Tu consulta y/o comentario se responderá a la brevedad